sábado, 28 de enero de 2017

Resumen

Quedan 15 minutos para que concluya mi jornada laboral semanal, durante 3 años adopté una rutina de cual jamás me arrepentiré: despertar al amanecer (05:00am) y dejar atrás muchos placeres mundanos que agobiaron mi ser por mucho tiempo. Aquella historia quedó olvidada, destruida en el firmamento convertida en polvo estelar y lanzada a un agujero negro infinito; por voluntad propia me exilié del humo, el tabaco diario, del alcohol adormecedor, de aromas perturbadores, de los 'hornos' y de rebotar en un camino sin salida.

Ahora es distinto, soy feliz de mis decisiones, de caminar con los pies bien puestos sobre la tierra, de vestirme conforme a mis gustos, de no ser un patrón más 'del montón', de sonreír sin culpa ni remordimientos; de hacer las cosas bien por primera vez en mi vida.

Todo empezó un verano - hace 371 días - una palpitación agitó mi garganta, la sensación de volar, de sentir que el alma se desprende y temer a la muerte; las manos sudorosas, el pánico a la gente, gritar, gritar y gritar sin ser escuchada; una noche del 16 de enero empezó una nueva etapa en mi vida, no, no estas sola.

Luego vinieron los ánimos de un grupo reducido de personas, mis verdaderos amigos, las idas y venidas al hospital se hicieron continuas, los próximos 15 días serían un calvario al experimentar miradas extrañas y de fastidio oculto, "es tu mente, estas loca", "solo se está haciendo la importante", "¿tú? Ay, por favor". Mi mente se nubló por completo, pasaron las horas, llegó el 3 de febrero, pensé que un nuevo corte de pelo me haría olvidar cada trastorno, error, al día siguiente me desvanecí en el baño de la oficina. Mi mejor amigo tuvo que atenderme, mi jefa llamó a la directora de prensa, mi situación era grave. Me vi al espejo por unos segundos, el semblante no era nada bueno, rostro pálido, ojos hundidos, ojeras, labios morados, sudorosa, temblando y ella acechándome, la famosa taquicardia. Lograron trasladarme presurosamente al hospital más cercano, fui atendida a tiempo. Felizmente los ángeles aparecen en el momento indicado y pueden salvarte de un abismo profundo.

Los meses posteriores a este suceso fueron clave en mi tratamiento y recuperación, debo admitirlo, aún sigo en el camino, en la batalla diaria de dormir calmada, de dejar pensamientos horrendos y sonreír. Trato de evitar todo tipo de problemas que invadan mi entorno, no por el hecho de ser 'cobarde', sino por amor y bienestar propio, de espiritualidad. Luego de cuidar de mi padre por más de 5 años y verlo fallecer tan lejos de manera repentina, fue un desencadenante a estos ataques.

Según la ciencia, poseo un trastorno mixto de ansiedad y depresión, sumado al hecho de vivir en un ambiente cargado de información (prensa) y de convivir con una madre sobreprotectora; en ese caso, ambas hemos hablado y llegamos al mejor acuerdo, ¿y saben? En estos meses pasó de ser una perfecta extraña en mi mejor amiga.

Piso firme cada vez más, me disculpo con cada una de las personas de mi entorno si no cumplo con las salidas grupales, si prefiero aislarme un fin de semana en casa viendo películas infantiles o pintando mandalas, si dejo todo por ensayar con mi elenco de baile cada domingo y dejar las juergas barranquinas o miraflorinas en otro plano; lo siento, de verdad, pero mi perspectiva de vida es durar hasta que el destino (y Dios) me lo permita, de llegar a anciana y contar a mis generaciones sobre las aventuras de una Ali en la Luna, de cómo superó cada problema y fue tocada con el poder de transformar lo gris en color.

En palabras breves quiero decirles a todos: No están solos; convivir con ansiedad o depresión no es malo después de todo, no, no lo es. Al contrario, preferí alzarme en pie frente a la adversidad, cumplir cada sueño quebrado y hacerlos realidad.

Nunca dejen de creer en ustedes mismos, confíen en el destino, en el porqué de las cosas, de las situaciones, admiren cuán valiosos son, cuantas veces pueden derramar lágrimas y secarlas con la más bella de las sonrisas. Avancen sin mirar atrás y sean juiciosos al tomar decisiones. Todo tiene una causa y efecto.

Ya es tarde, mi jornada concluyó, debo regresar a casa, el sol quema afuera y las horas son primordiales. Fácil uno de estos días regresaré a ver el mar, re descubrir que llego a ser la reina de las nubes y hacer cada sueño realidad.

Esta es solo una pequeña parte de mi, mi más profundo y preciado tesoro: la sinceridad.

- Ali

lunes, 23 de enero de 2017

Firmamento

Todas las alineaciones en el firmamento nos cuentan una historia,
hoy es uno de esos días,
llora el cielo en la capital
pareciera que sabe lo que llevo dentro,
esa sensación de ausencia
de vacío y de extrañeza.

Solo 15 días para un nuevo año en mi vida
un 8 se dibuja en el cielo
las nubes se vuelven más esponjosas.

Todo regresa a mi memoria
creo que al final, todo estuvo predestinado,
¿no crees?

La coincidencia, el momento, los universos paralelos,
la medicina, el pánico, el sol, el verano,
la aventura de vivir el día a día sin importar el mañana
cada que cierro los ojos
sonrío.

Agradezco a este mundo por todo
por cada paso que damos
por los latidos en ambos corazones.

Me siento como en un eclipse,
bajo sombra pero luz al final
nadie sabe que nos prepara
no tengo miedo.

Estos días de enero sufrí una pequeña transformación interna, muchos proyectos se acercan y grandes expectativas se incrementan al paso de los días. Aún llego a casa y espero una sorpresa, ver tu sonrisa dibujada en el viento, abrazarte con fuerza, soñar y seguir soñando.

El mundo es un caleidoscopio amor, un matiz de colores que podemos volverlo arte si somos determinados y constantes. Recuérdalo siempre, mientras tanto, aún le encuentro el gusto a la espera.

- Ali

jueves, 19 de enero de 2017

Cumpleaños

El sol ilumina un cielo despejado
de manera radiante
altanera
coqueta
y embustera,
me recuerda que estoy en un verano más.

Hoy es día de gozo,
de sonreír
de disfrutar la vida
de soñar 
y continuar esperando un nuevo amanecer.

Esta mañana, 
no hubo impedimentos
recordé sucesos importantes
y envié un saludo en silencio
si esta noche, amada estrella, recibes un abrazo
sabrás que fui yo
todos los colores se confabulan
y manda todo mi amor a través de un arcoiris.

Feliz cumpleaños,
a ti
a él,
a todos.

En un verano más,
con sabor agridulce y sutil.

jueves, 5 de enero de 2017

Girasoles

Llega el verano y sus odiseas
bamboleantes como retoños
intrigosas como la penumbra
y yo,
yo deslumbrante como un girasol.

Giro, giro y giro
doy vueltas donde el sol me lleve
al anochecer miro esa estrella
me duermo arrullada en su luz,
guardo fuerzas
y al amanecer, 
vuelvo a nacer.

Soy un girasol en la tierra,
fijo, alto, fuerte y delicado
ven a abrigarte en mis pétalos,
el polen es atrayente
vamos a dar un paseo
mientras tanto,
te espero soleándome 
girasol
girasol
girasol.

- Ali