viernes, 29 de abril de 2016

Electricidad

Electricidad,
electricidad cuando veo tus ojos ocultos
al recordar tus manos
y yo,
examinando - tras un vidrio - tus formas perfectas
reflejadas en esa sonrisa de niño que derrite mi hielo eterno.

Electricidad profunda,
intensa,
exótica,
(orgásmica) y sutil.

Electricidad que fluye por mis venas
que me hace estallar
en un gemido - tus gemidos - a oscuras.

Electricidad,
combinada con deseos
deseos de volver a morderte y ser uno solo.

Electricidad
Solo eso, electricidad a mi ritmo.

Tu ritmo,
nuestro ritmo.

miércoles, 27 de abril de 2016

Días de primavera

A veces quisiera tener una máquina del tiempo, retroceder días, semanas, meses y saber si pude haberme cruzado en tu camino alguna vez sin querer queriendo. Hoy es uno de esos días, tan extraños, parsimoniosos, llenos de sonrisas que me recuerdan aquellas tardes a tu lado, tomados de la mano mientras manejabas, verte sonreír por el retrovisor, engreírte con dulces después de tus largas jornadas matutinas, hacerte masajes y sentir tu piel erizada, todo eso y más. Ser solo dos, sin más que decir, sin gastar un centavo, sin nada material, solo viviendo esa magia llamada 'amor'.
Todo es tan diferente ahora, aquellos días que pensé serían eternos terminaron de una manera tan súbita y fría que aún me cuesta creerlo. Detesto tanto la manera en como evitas mi presencia, tus palabras ahora breves y monosilábicas me demuestran un doble filo que tanto temía, preguntas sin respuesta habitan en mi mente, pueda ser que esté cegada o ilusionada; pero, ¿qué hago yo? Sonrío por mera presencia, despierto esperanzada en un nuevo mañana, continuar viviendo en este mundo sombrío y rodeado de personas dañinas, esas, que te robaron de mi lado.
'Solo quería hacer las cosas bien', es lo que siempre me repetiré en defensa. Nunca me importó tu pasado, nunca pregunté si habías tenido capítulos oscuros en tu vida o si aún frecuentabas alguna que otra amistad perturbadora; no, nunca cuestioné nada de ti, sin embargo, tu a mi sí. Me calificaste de 'falsa' y 'cobarde' sin preguntar si quiera porqué mantuve 'esa' – maldita – conversación, te dejaste llevar por el momento. Debes pensar que soy lo peor, pero ¿qué puedo decir? Sí, tengo un pasado oscuro y frío, el cual dejé hace mucho tiempo. Te di las llaves de mi corazón, te di lo poco que me quedaba de cordura, fui a ciegas dándote la mano y pensando en un futuro juntos.
¿Tonto, no?
Esa es mi verdad, la cual llevaré hasta que el viento se ponga a mi favor, nuevos rostros me esperan a la vuelta de la esquina, nuevos horizontes se abren entre mis dedos y amistades me recomiendan alejarme. No lo haré, me quedaré aquí, te esperaré en la misma estación de tren, sentada, con ese vestido azul que tanto te gustaba, con mi cabello recogido de lado, con mis manos pequeñas oliendo a manzana, con estos ojos negros llenos de esperanza, estos ojos, que aún creen en aquel futuro que soñamos juntos.
No tengo miedo al qué dirán, pero es mi última confesión: te amo. No por el dinero, ni el título, o las cosas materiales que puedas disfrutar, te amo de una manera tan inocente que ni yo misma puedo creer. Amo tu forma de hablar, de ayudar a las personas, de caminar, de expresarte, de sonreír, me conquistaste con tu inteligencia, con tu extraña manera de ver la vida, con tu niño interior que pide a gritos ser amado.
No puedo decir más, el resto me lo dejo para los sueños, aquellos donde aún apareces y corro a abrazarte como la primera vez.
No lo dudes, seguiré aquí, esperando, mientras transcurren estos días de primavera en mi luna, nuestra luna, mi hogar, tu hogar. 
Nuestro hogar.